Meditación para Niños

“Puedo usar Anapana en el colegio, cuando necesito concentrarme en lo que la profesora está haciendo y diciendo, o cuando estoy molesto también!¨

K (9 años)

Todos queremos que nuestros hijos sean personas buenas, sanas, inteligentes, seres humanos íntegros pero por sobretodo, que sean felices. La meditación es una herramienta que ayuda a los niños a cultivar la alegría y a crecer en armonía. Con la meditación niños y niñas aprenden a afrontar mejor las vicisitudes que la vida les pone en el camino, fortalece sus mentes y adquieren una mejor comprensión de sus pensamientos y emociones, crea paz en sus corazones y mejoran el entorno donde les toca vivir.

Algunos padres tienden a creer que la meditación produce aislamiento, pero esto es producto de una confusión. El niño aprende a desarrollar independencia, empieza a ver las cosas con objetividad, en su real dimensión, y forma relaciones sociales asertivas, basadas en la estabilidad de sus emociones.

Una forma de meditación para niños fue enseñada por Gautama Buda hace 2,500 años. Ésta consiste en aprender a observar la respiración, cómo entra y cómo sale el aire por la nariz de manera natural. Dicha meditación lleva el nombre de “anapana”[1].

En muchos lugares se dictan cursos de meditación, pero la mejor manera de aprender a meditar es bajo la guía de un profesor calificado. Los cursos de meditación anapana para niños enseñado por la Asociación Internacional Vipassana es un lugar serio y confiable.

En Lima se realizan cursos de un día. Este curso no tiene costo y se sustenta en base a donaciones de meditadores que han experimentado los beneficios de la meditación y desean que otros puedan a su vez tener la misma oportunidad. En este sentido, niños y padres pueden hacer una donación si lo desean al final del curso.

 

Contacto para los cursos: anapanaperu@gmail.com

 


[1] Anapana es un término derivado del sánscrito: ana significa inhalación y apana, exhalación.